La distrofia miotónica (DM) es tan importante porque fue la primera enfermedad autosómica dominante descubierta por ser causada por una expansión repetida, transcrita al ARN, que incluso no se traduce a proteína.

Toda esta trascripción de la repetición de expansión se acumula como ARN toxico, interrumpe el funcionamiento normal de otros 20 genes, causando todos los síntomas típicos de la distrofia miotónica.

Aunque los dos tipos de distrofia miotónica tienen síntomas en común, tienen básicamente dos orígenes diferentes. Las dos enfermedades (DM1 y DM2) son causadas por expansiones de microsatélites localizados ambos en regiones no codificantes pero en diferentes genes.

Causas de la Distrofia Miotónica Tipo 1 (DM1)

La anomalía genética que caracteriza esta forma de distrofia miotónica no es otra que una expansión y inestable repetición del triplete (CTG), situado en la tercera región no traducida del gen de la distrofia miotónica -proteina quinasa (DMPK) en el cromosoma 19. Una vez que el número de repeticiones de tripletes en el gen DMPK excede el número de 37, la secuencia expandida se vuelve más inestable y las mutaciones se hacen más frecuentes. Los síntomas de la enfermedad comienzan a aparecer justo cuando el número de expansión CTG excede la cantidad de 50 repeticiones.

Por lo tanto se ha recogido que la severidad de la DM1 es estrictamente relacionada con el número de repeticiones.

Causas de la Distrofia Miotónica Tipo 2 (DM2)

Esta forma de distrofia miotónica es también conocida como miopatía miotónica proximal, es causada por una expansión e inestabilidad del tetranucleotido (CCTG) repetido en el cromosoma 3. La estructura repetida que ocurre en el DM2 parece ser más compleja que la triple repetición vista en DM1. la estructura normal de repetición es aproximadamente 10-20 repeticiones de un motivo complejo que consiste en 104 a 176 nucleótidos.

Individuos con 22-33 repeticiones CCTG ininterrumpidas se dice que llevan una pre-mutación. Estos individuos no muestran ninguno de los síntomas típicos de la enfermedad, sin embargo estas repeticiones son inestables y es muy probable que se expandan durante la meiosis, por lo que están en riesgo de tener niños afectados.

La región expandida muestra incluso una mayor inestabilidad que la mutación presente en pacientes afectados por DM1.

 

Por lo tanto, la severidad de la DM2 tambien esta relacionada con el número de repeticiones